Las disculpas del uruguayo Leguizamón no fueron aceptadas por la árbitro Silvia Reyes, tras ser insultada por el jugador de Universidad San Martín en su último partido.

El club “santo” ya ha sancionado a Mario Leguizamón reteniéndole el sueldo de un mes, aunque no podría ser el único castigo que reciba.

El jugador uruguayo insultó a Silvia Reyes al decirle que la mala actuación que ella tuvo arbitrando el partido de San Martín se debió a que “le faltó relaciones íntimas antes de dirigir el encuentro”.

Tras estos improperios, Leguizamón expresó sus disculpas públicamente con la árbitro, pero esta no los aceptó. “Es muy fácil pedir disculpas luego de insultar, no voy a aceptarlas, el problema es el machismo, me critican porque soy mujer” dijo Reyes.

La actitud del jugador ha sido condenada desde diversos sectores del fútbol nacional.